Historia
Nuestra historia nació de una profunda y profética intuición del padre Lodovico Tommaso María Manini, un sacerdote barnabita, quien sintió profundamente la urgencia de hacer algo por los numerosos jóvenes y niños abandonados en la calle. Fue un día que no sabemos, en que Elena Bettini poco más que una adolescente, iba a la iglesia de Santa Maria del Pianto, para la enseñanza del catecismo. De repente, estalló una violenta tormenta que la obligó a buscar refugio en la iglesia Barnabita de San Carlo. La lluvia continuó insistentemente y Elena aprovechó la oportunidad para acercarse al confesionario donde el joven sacerdote de la parroquia, el padre Manini, esperaba a aquellos que necesitaban ser abrazados por la infinita Misericordia de Dios. La respuesta a su oración diaria fue simple y serena y, sin referirse a otra ocasión, le pidió que ofreciera su disponibilidad, cuidando a los muchos niños que gritaban en las calles del vecindario esperando una escuela que les ofreciera un futuro y un sentido a sus vidas. Elena Bettini, en ese pequeño espacio de tiempo, sintió la llamada de Dios, se sentía tan pequeña y tan incapaz, pero también sabía que podía contar con las maravillas de su amor providente, y así el sol brillaba nuevamente.
De ese encuentro nació nuestra familia religiosa y su historia, con sus luces y sus sombras, con los muchos sacrificios de la vida cotidiana, entre la alegría del don y la fragilidad humana, fue escrita por la vida de muchas de nuestras madres y hermanas que nos han precedido y se siguen escribiendo día tras día, por cada una de nosotras, en los caminos de la pobreza de todos los tiempos para proclamar y dar testimonio del Evangelio de la Providencia.

Hermanas de Nuestra Memoria

© SITIO OFICIAL HIJAS DE LA DIVINA PROVIDENCIA
 Via Matteo Bartoli, 255 – Roma - Italia
fdpcuria@tin.it