Laicos FDP

ORIGEN

La historia de nuestro Instituto se remonta a la presencia de laicos deseosos de compartir nuestro carisma y espiritualidad. A lo largo de los años, la misión y el testimonio evangélico de las Hijas de la Divina Providencia permitieron a los Ex-alumnos enamorados de la espiritualidad de la Venerable Madre Elena Bettini, a los padres que habían experimentado de primera mano las sorpresas de la Providencia, ocultas en los acontecimientos más sencillos del diario vivir y a algunos laicos, de experimentar el encanto del amor providente de Dios en sus vidas. Han aprendido a leer su existencia a la luz del amor providente del Padre, han descubierto que son preciosos a Sus ojos, porque son amados y redimidos por Su amor. Y así sintieron la necesidad de ser, en la vida cotidiana, una pequeña manifestación de la Divina Providencia, cuidando a las personas más frágiles que entraron en su camino, insertándose así espontáneamente en la secuela de nuestros fundadores. En 1994, con la celebración del primer centenario de la muerte de nuestra Madre Fundadora, nació oficialmente en Chile el primer grupo llamado «Laicos Bettinianos».

IDENTIDAD
El laico que descubre que está en sintonía con nuestro carisma, está llamado a vivir un abandono filial y confiado a la Divina Providencia, en cada situación de la vida, dejándose formar por el Hijo de Dios, «manso y humilde de corazón», vive una relación filial confiada con el Padre.

Tiene cuidado de captar su presencia en la trama de los acontecimientos y elige la Voluntad de Dios como propia. Confiando en Él, vive el trabajo cotidiano y la experiencia del dolor a la luz del Misterio Pascual. El amor incondicional de Cristo le permite ser un «testimonio luminoso de la Providencia» en la familia, en la profesión, en el compromiso social y pastoral.

• En María, Madre de la Divina Providencia, encuentra el modelo de fe, de confianza ilimitada, de abandono, de gratuidad en el donarse.
• En Elena Bettini, una madre y una hermana que conoce el camino de la humildad, de la sencillez, de ser «providencia» en la gratuidad y en la alegría.
• En el Padre Manini, un brillante ejemplo de amor por la pobreza como una confianza incondicional en la voluntad de Dios.

FORMACIÓN

El camino formativo del laico FDP tiende a subrayar la vida cristiana de la persona en el especifico carisma secular, para que pueda responder plenamente a su llamado.

El itinerario formativo incluye formación inicial y permanente.

La formación inicial tiene una duración mínima de un año y lleva a la persona a una conciencia gradual de la identidad del laico FDP.

La formación continua lo acompaña en la profundización de su identidad y su misión, y le permite asumir la responsabilidad de su propia formación.

RELACIÓN DE LOS LAICOS FDP Y LAS HIJAS DE LA DIVINA PROVIDENCIA

• Vida fraterna y oración, especialmente con motivo de las celebraciones de nuestra familia religiosa;
• Comunicación y verificación en fidelidad al mismo carisma, a las señales de los tiempos y a las orientaciones de la iglesia;
• Experiencias e información relacionadas con la vida y la actividad pastoral: desarrollo e realización de los itinerarios formativos;
• Servicio común a los «más pobres» en las mismas áreas socio-pastorales.

© SITIO OFICIAL HIJAS DE LA DIVINA PROVIDENCIA
 Via Matteo Bartoli, 255 – Roma - Italia
fdpcuria@tin.it